– Rampas de acceso

Es muy habitual identificar accesibilidad y rampas: no hay accesibilidad sin rampa y si un espacio cuenta con una rampa, entonces es accesible.

Lástima que las cosas no sean siempre tan sencillas. Es cierto que las rampas son una herramienta fundamental a la hora de conseguir salvar pequeños desniveles evitando el uso de escalones, pero ni son la única solución posible ni cualquier rampa puede ser considerada accesible.

¿Cuándo decimos que una rampa es accesible?

Para que cualquier elemento (y la rampa no es una excepción) sea considerado accesible debe poder ser utilizada de manera autónoma, cómoda y segura por cualquier persona, independientemente de sus capacidades y aptitudes.

Para cualquier persona

A la hora de establecer un criterio para diseñar una rampa, lo mejor es centrarse en aquellos posibles usuarios que pueden presentar mayores dificultades en su desplazamiento.

Este es el motivo por el que se piensa siempre en personas que utilizan silla de ruedas, ya que si se satisfacen sus necesidades se cubrirán también las de otros usuarios con menores limitaciones como los que necesitan servirse de bastones y muletas para caminar o las personas que empujan maletas con ruedas, carros de la compra o portabebés.

Nótese que se habla de “cualquier persona”, no de determinados grupos o colectivos.

Nos está costando dejar atrás descripciones que ya se han quedado obsoletas como “rampas para minusválidos” o “rampas para discapacitados”.

Uso autónomo, cómodo y seguro

Existen una serie de condiciones (dimensiones, pendientes, materiales, señalización, etc.) perfectamente determinados y recogidos en la normativa para garantizan el uso autónomo, cómodo y seguro de una rampa, es decir, para que sea accesible.

Pavimentos:

Dimensiones

Pendientes

Pasamanos y zócalos

Señalización

Como puede verse, son muchos los detalles que pueden contribuir a que una “rampa para minusválidos” o “rampa para discapacitados” sea una rampa que facilite la vida a Todas las personas.

En 100x100 Accesible nos preocupamos por conjugar los aspectos técnicos, normativos, económicos y con los gustos y condicionantes personales de las personas implicadas.

Queremos estar cerca

Para conocer tu caso, orientarte y darte toda la información que necesites.

Tras evaluar las condiciones específicas de tu edificio, nuestro equipo formado por los expertos en accesibilidad, diseñarán y ejecutarán la rampa que permitirá que Todas las personas puedan usarla con comodidad y seguridad, consiguiendo un edificio más accesible.

Volver arriba